Respondiendo a la petición de muchos de nuestros Bifitters preparamos este contenido ideal, único y muy últil sobre el ayuno durante el entrenamiento con tu entrenador personalizado. Antes de empezar debemos decir que existen varias teorías relacionadas con este tema y que lo primero que debemos revisar es cómo funciona nuestro organismo.

IstockPhoto, crédito Gilaxia: : En la foto una chica busca frutas y verduras en su refrigerador para preparar su desayuno.

Si ya llevas un tiempo con nosotros, seguramente tienes clarísimo tu objetivo o propósito, de acuerdo al mismo sabrás qué fragmentos de este contenido aplican a tu proceso. Dicho esto !arraquemos¡:

Nuestra fuente de energía proviene de tres tipos de nutrientes, carbohidratos,  lípidos y proteínas, cada uno con funciones específicas. Conversamos con Hannia Huerfano experta Bifit,  en metodóloga del entrenamiento y Nutrición y nos contó:

  1. El metabolismo permite que los carbohidratos se conviertan en glucosa y ésta a su vez se almacena en nuestro hígado y músculo en forma de glucógeno. El glucógeno componente químico principal en la ejecución de tareas motoras actuando como combustible para nuestro organismo que se agota dependiendo de la intensidad.
  2. En el hígado existe una reserva promedio de 150 g y en el músculo 500 g
  3. Durante la noche el gasto calórico que se produce requiere únicamente del glucógeno hepático o sea que al levantarnos prácticamente estaremos con la reserva completa de glucógeno en el músculo.
  4. Se entiende por ayuno un periodo de no ingesta correspondiente entre 8 y 12 horas. Para que la reserva de glucógeno muscular se gaste se requerirá un trabajo intenso superior al 80%  de Frecuencia cardiaca y una restricción de carbohidratos.

Con todo esto la evidencia científica ha sustentado que es benéfico entrenar en ayunas, porque este proceso aumenta el metabolismo de las grasas quienes serán los sustratos a emplear durante la actividad (teniendo en cuenta la intensidad menor del  70% FC.)

Como conclusión tenemos algunas recomendaciones a tener en cuenta antes de realizar tu entrenamiento en ayunas. Muy importante que exista una adaptación previa progresiva, e incluir dentro del trabajo semanal 1 a 2 días que entrenes en ayunas:

En la imagen algunas frutas, un bowl de musli, unas mancuernas y una libreta. Istockphoto crédito: margouillatphotos
  1. En personas sedentarias es importante efectuar esta progresión sobre 1 día semanal y al terminar el entrenamiento ingerir un reponedor energético (una bebida con hidratos de carbono)
  2. Llevar a tu sesión algún alimento por si se presenta una baja de glucosa.
  3. En muchos estudios se recomienda que la duración de este entrenamiento sobre pase las 2 horas  con un nivel de intensidad baja. -70% de la FC periodo en el que los ácidos grasos se emplean como sustrato con mayor eficacia.
  4. Si tienes pensado incluir este tipo de entrenamiento pregunta a tu médico y entrenador Bifit para que puedan planificar tu rutina atendiendo a tus objetivos.

Por si te lo preguntas: la masa muscular no se ve afectada al ejercitarse en ayunas siempre y cuando posterior al entrenamiento se ingiera un reponedor energético  acompañado de alimentos ricos en proteínas. Si quieres explorar en detalle los alimentos, ingestas y frecuencias de las comidas, puedes preguntarnos por nuestro coaching nutricional, un acompañamiento profesional y a la medida que te ayuda a lograr tus objetivos por medio de la alimentación.