En Bifit cuando empiezas tu entrenamiento personalizado, terminas conociendo nuevas tendencias o modalidades de entrenamiento en las que ponemos a prueba todas las capacidades de tu cuerpo e incluso integramos ejercicios propios de algún deporte, Biintensity reune expresa muy bien esta realidad, veamos algunos grupos que la componen:

Grupo haciendo ejercicio con marcuernas. Crédito: Istockphoto.com

HIIT: es un enfoque de entrenamiento que se compone de secuencias repetidas de periodos de actividad de alta intensidad, seguidos de tiempos de recuperación variados, principalmente impulsando el metabolismo y maximizando el consumo de oxígeno.

DRILL: En cada rutina puedes utilizar ejercicios de fuerza básicos como lagartijas, peso muerto, press de hombros, sentadillas; alternativas que se basen en movimientos de jalar, empujar, rotar, etcétera. Si entrenas fuerza quemas mayor cantidad de grasa en menos tiempo y además elevas la resistencia.

FULL BODY: La base principal de las rutinas fullbody es la de trabajar todos los músculos en una sola sesión. Se basa en la combinación de ejercicios multiarticulares (al igual que las rutinas torso/pierna), dejando como complementarios los ejercicios accesorios monoarticulares.

ENTRENAMIENTO MILITAR: se basa en circuitos de fuerza que emplea elementos de peso libre; incluso hasta se puede practicar al aire libre, en plena naturaleza. La principal ventaja del entrenamiento militar es que se ayuda del peso corporal para hacer el ejercicio, de manera que se consigue mejora la movilidad y se combina con las diferentes capacidades físicas del deportista.

Mujer entrenando al aire libre. Crédito: Istockphoto.com

Como lo recordaremos de post anteriores, la resistencia es la cualidad física que nos permite llevar a cabo una actividad manteniendo un ritmo moderado en tiempos superiores al minuto alcanzando horas, sin presentar fatiga. (Claro está que al referirnos a la fatiga pensamos en el sistema cardiovascular, ya que la fatiga muscular se da en situaciones de mayor intensidad, aunque no se desestima que los músculos  también se fatiguen sobre todo cuando la actividad supera la hora).  

Volviendo al concepto,  la resistencia requiere el óptimo funcionamiento del corazón y los pulmones quienes sincronizados por el cerebro cumplen con la misión de hacer que el organismo ejecute acciones para alcanzar siempre un peldaño más.  Esta resistencia hace que el corazón aumente su tamaño, generando que con un solo bombeo la sangre circule a través del sistema vascular lo que ocasiona el poder resistir eficientemente y retrasar la aparición de la fatiga. 

Grupo haciendo ejercicio con mancuernas. Crédito: Istockphoto.com

Esta razón hace que para cualquier objetivo que se quiera lograr,  el entrenamiento de la condición aeróbica sea la primera parada. 

De otro lado,  aparecen las actividades de mayor intensidad,  donde el corazón no solo debe ser grande, también debe tener unas paredes  fuertes, el máximo esfuerzo que se pueda realizar en tiempos cortos o muy cortos es lo que denominamos BIINTENSITY ,  uno o varios ejercicios donde las pulsaciones cardiacas son cada vez más altas, donde el volumen respiratorio es mayor y donde el organismo trabaja a su máximo nivel, empleando un gran gasto energético.  

El descanso entre ejercicios o series es la clave para mejorar el rendimiento, también para lograr que las reservas de grasa sean el combustible de este esfuerzo.  TE LE MIDES? 

Consulta a un profesional  en ejercicio físico, quien dispondrá de un test para establecer tu capacidad de esfuerzo, tu capacidad de recuperación y hasta dónde podrás llegar.